El desperdicio alimentario

Esta entrada participa en la V Edición del Carnaval de la Nutrición, organizado por el portal dietistasnutricionistas.es El tema propuesto en esta edición como nexo de unión es el de “Sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición” y cuáles son los cambios necesarios para ir en esta dirección.

Al leer el tema propuesto, creo que uno de los primeros cambios que hay que llevar a cabo en las conductas de la sociedad para encaminarnos hacia una alimentación más sostenible es el de la pérdida y desperdicio de alimentos.

La pérdida y desperdicio de alimentos es un problema global, aunque es cierto que debido a la abundancia de alimentos en los países más desarrollados, es en estos donde el despilfarro es mayor. Así lo demuestran las cifras de World Resources Institute:

  • El 24% de las calorías de los alimentos totales producidos se pierden o se malgastan cada año.

  • El 53% de todos los alimentos perdidos o desaprovechados cada año a nivel mundial son cereales como el trigo, el maíz y el arroz.

  • 1520Kcal es la cantidad de calorías por cápita que se pierde o se malgasta cada día en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

  • El 64% de las pérdidas o desperdicios alimentarios en los países desarrollados se producen antes que la comida sea procesada e incluso se envíe al mercado.

  • El 51% de las pérdidas o desperdicios alimentarios en el mundo desarrollado tiene lugar en restaurantes, caterings o en los hogares.

  • 173 billones de metros cúbicos de agua son utilizados para cultivar alimentos que se van a perder o desperdiciar. Esto representa el 24% de toda el agua utilizada para la agricultura.

  • 198 millones es el número de hectáreas dedicadas a la producción de alimentos que se pierden o se malgastan cada año. Esto es aproximadamente la extensión de México.

WRI13_WRR_Loss_WasteEstas cifras reflejan además la complejidad y la gravedad de la pérdida de alimentos y residuos que son de carácter económico, de recursos naturales y también de bienestar para la humanidad.

La preocupación entorno a este tema fue visible a partir de 2011 cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) realizó unos estudios como base para el primer congreso internacional Save Food! que organizó con el objetivo de sensibilizar sobre las pérdidas y el desperdicio de alimentos en el mundo y su impacto. Des de entonces se sigue organizando anualmente. El año 2014 será además el Año Europeo contra el desperdicio de alimentos.

Para lograr la reducción del desperdicio de alimentos se lanzó ya en 2012, des del Parlamento Europeo una propuesta para la mejora de la eficiencia de la cadena alimentaria en base a unos estudios realizados el año anterior, donde se estimaba que la generación anual de residuos alimentarios en la Unión Europea ascendía a 89 millones de toneladas, es decir, 179 kilos por habitante. Estimando que estos residuos alcanzarán en 2020 los 126 millones de toneladas (un aumento del 40%) si no se toman medidas al respecto.

Sus propuestas se concretaban en:

  • Diversificar el tamaño de los envases para ayudar a los consumidores a adquirir cantidades adecuadas.

  • Introducir cursos de educación sobre alimentos en todos los niveles de enseñanza.

  • Reorientar los programas de distribución de alimentos entre las personas más desfavorecidas.

  • Aclarar el sentido de las indicaciones de fechas en las etiquetas de los alimentos y considerar el etiquetado con doble fecha (fecha límite para la venta y fecha límite de consumo).

A partir de los estudios de la FAO, des de España se ha desarrollado la estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, ya que es el sexto país que más comida desperdicia (7,7 millones de toneladas), tras Alemania (10,3 millones de toneladas), Holanda (9,4 millones de toneladas), Francia (9 millones de toneladas), Polonia (8,9 millones de toneladas) e Italia (8,8 millones de toneladas).

Cada español tira unos 250€ anuales en comida y más del 45% de estos alimentos podrían haberse consumido si su adquisición se hubiera planificado, gestionado y si se hubiera almacenado mejor. Aproximadamente el 30% de la comida empaquetada se tira antes de ser abierta y alrededor del 50% de los alimentos desperdiciados lo constituyen frutas y verduras, seguidos de sobras procedentes de platos cocinados en casa y/o comida rápida.

Captura de 2013-11-10 18:19:54

 Tipos de alimentos que se tiran en España

Captura de 2013-11-10 18:20:08Motivos por los que se tiran alimentos en España

Des de nuestros hogares, podemos tener un papel en ese cambio hacia una alimentación más sostenible dejando de desperdiciar comida. Ya que somos los responsables del 42% del despilfarro, del cual se calcula que un 60% se puede evitar. Como podemos hacer eso?

  • Planificar las comidas semanalmente para ser conscientes de los productos que necesitamos.

  • Hacer siempre una lista de compra antes de ir al supermercado y evitar ir cuando tenemos hambre ya que siempre acabamos comprando alimentos innecesarios.

  • Rotar los alimentos: colocar aquellos alimentos más antiguos en la parte delantera de la despensa, frigorífico o congelador y los más nuevos en la parte trasera.

  • Comprar productos que se pueden utilizar en la confección diferentes platos para aumentar las posibilidades de crear diferentes comidas.

  • Buscar siempre aquellos productos con la fecha de caducidad más lejana y también productos frescos que en el caso de no poder consumir de inmediato siempre se pueden congelar para otra ocasión.

  • Revisar el frigorífico, el congelador y la despensa una vez a la semana para controlar de que alimentos disponemos y en qué cantidad, así no realizar compras innecesarias.

  • Servir en los platos cantidades adecuadas. Es mejor repetir, si nos quedamos con hambre, para poder reutilizar lo sobrante en la fuente o en la olla.

  • Si nos ha sobrado comida NO la tiramos a la basura, los utilizamos para la comida del día siguiente. Lo aprovechamos como ingredientes para otra comida o lo congelamos para otra ocasión.

  • Con la fruta demasiado madura se puede elaborar batidos, zumos o tartas; y con las verduras que empiezan a ponerse mustias, se pueden hacer cremas, purés o caldos.

  • Tirar los alimentos sólo si están de verdad en malas condiciones y consumirlos antes de que se pase la fecha de caducidad que indica la etiqueta.

El ahorro de comida, por tanto, creo que es una pieza fundamental para la creación de un futuro modelo de alimentación sostenible para todos.

3 pensamientos en “El desperdicio alimentario

  1. Pingback: El consumo navideño |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s