Como ordenar la nevera

La nevera es un electrodoméstico que presente en todas las casas. Cuando pensamos en su utilidad, nos viene a la cabeza la de mantener los alimentos y bebidas fríos. Pero, realmente ésta es una utilidad secundaria, ya que su desarrollo permitió y permite, sobretodo, alargar la vida útil de los alimentos. Es decir, hace que el alimento se mantenga en un estado óptimo para el consumo durante más tiempo y no se estropee con tanta facilidad.

Lo que hace la nevera es evitar el desarrollo de microorganismos en los alimentos, ya que, la mayoría, a bajas temperaturas (por debajo de 5ºC), no se pueden reproducir. El frigorífico no destruye estos microorganismos, sólo detiene su desarrollo, ya que su actividad se volverá a iniciar cuando el aumento de la temperatura lo permita.

Imagen de dominio público del Gobierno Federal de los Estados Unidos

Para almacenar los alimentos en el refrigerador en las mejores condiciones de conservación hay que tener en cuenta que:

– Se deben sacar los plásticos, cartones y todos los embalajes de los productos. Tampoco es recomendable conservar los productos en las latas.

TODOS los alimentos, en la nevera, deberían estar guardados en recipientes herméticos (una fiambrera) o tapados con papel transparente o de aluminio (la primera seria la mejor opción por ser la más ecológica). Este punto es muy importante por tres motivos:

      • Primero, para evitar que se contamine a causa del resto de alimentos de la nevera o que sea él, especialmente si está crudo, el que contamine el resto.

      • En segundo lugar, para que los alimentos no se sequen, sobretodo en neveras de sistema Nofrost.

      • Por último, porque aquellos que estén crudos no suelten jugos,

Una vez los tenemos guardados adecuadamente, hay que decidir en qué lugar de la nevera los ponemos. Todo dependerá del tipo de alimento y de la cantidad de frío que necesite. Al colocar los alimentos se debe seguir la misma norma que en la despensa, lo que se conoce como First-in/First-out: lo primero que entra es lo primero que sale. Así, se colocaran atrás los alimentos que se han adquirido recientemente y delante aquellos alimentos más antiguos para consumirlos primero.

Imprimir

  • Parte superior. Es, junto con la puerta, la zona menos fría de la nevera y, por lo tanto, se almacenarán aquellos alimentos que necesiten menos frío, como los alimentos cocinados y los huevos.

  • Parte central. Se deben colocar los alimentos que necesiten más frío que los anteriores y aquellos en cuya a etiqueta figure el mensaje: “Una vez abiertos, deben conservarse en frío”. Normalmente tenemos aquí los lácteos y los embutidos.

  • Parte inferior. Es la zona más fría y hay que reservarla para los alimentos que necesitan temperaturas más bajas como el pescado y la carne.

  • Cajones. Se conservan frutas y verduras. Recomendable sacarlas de la bolsa para evitar que se humedezcan y se estropeen antes.

  • Puerta. Es la zona menos fría de la nevera. Es donde deben colocarse los alimentos que necesitan menos refrigeración: las bebidas, mantequillas, mermeladas y productos envasados.

Os dejo también este vídeo relacionado con la colocación segura de los alimentos realizado por el ministerio y que formaba parte de la “Campaña para la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos” del año 2012 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s