Ensalada de arroz y legumbre

Hoy os propongo una receta que podria ser perfectamente una comida: ensalada de lentejas y arroz. Recordemos que este plato nos aporta proteína de alto valor biológico, ya que mezclamos cereal y legumbre, como indicamos en el post en el que hablabamos de las proteínas.

IMG_0583 copy

Para este plato necesitamos:

– Lentejas

– Arroz

– Lechuga

– Tomate

– Pepino

– Pimiento rojo

– Cebolla tierna

– Algas wakame secas

– Semillas de lino trituradas

IMG_0551 copyLa receta es sencilla de preparar:

Primero se tienen que hervir las lentejas y el arroz (fuente de hidratos de carbono) y mezclarlos en un bol.

IMG_0555 copyLas algas, las ponemos en remojo para rehidratarlas. Son una fantástica fuente de vitaminas (A, C y del grupo B) y minerales (sodio, hierro, calcio, yodo, potasio y fósforo).

IMG_0569 copyMientras se remojan, podemos ir cortando las hortalizas.

IMG_0567 copy

Para la lechuga es interesante utilizar un centrifugador, no sólo en este caso, sino en general, para evitar que la ensalada quede aguada.

IMG_05771 copyPor último se deben mezclar todos los ingredientes y aliñar al gusto, controlando la cantidad de aceite. Yo he puesto soja y aceite de oliva (fuente de omega 3).

Finalmente añadir las semillas de lino (fuente de omega 3) y ya podéis servir.

IMG_0578 copyBuen provecho!

Proteínas

Nutrientes básicos: Hidratos de carbono, Proteínas, Lipidos, Agua, Vitaminas, Minerales

Seguimos hablando de nutrientes. Después de presentar los hidratos de carbono, ahora es el turno de las proteínas, que además de aportarnos energía (4 calorías por gramo), tienen también otras funciones muy importantes en nuestro organismo:

  1. Función estructural, primordial para la formación tanto de nuestras células como de nuestros tejidos.

  2. Permiten las diversas reacciones químicas que se producen en el organismo y que son básicas para la supervivencia

  3. Intervienen en diferentes procesos vitales, como la respuesta inmunitaria, la coagulación y la comunicación entre células.

Las proteínas están formadas por la unión de unas estructuras más pequeñas llamadas aminoácidos. Un total de veinte, de los cuales nueve son aminoácidos esenciales, que el cuerpo no es capaz de crear (sintetizar) i han de llegar a través de la dieta.

prots vegetals cas copyAlgunos de los alimentos que aportan proteína vegetal

Las proteínas pueden ser de origen animal o vegetal y la dieta las tiene que aportar diariamente en una cantidad que oscila entre los 0,8 y 1,2 gramos por quilogramo de peso corporal. La diferencia entre unas y otras es que las de origen animal aportan todos los aminoácidos esenciales y, por eso, son de alto valor biológico o completas, i las vegetales se tienen que combinar entre ellas para convertirse en proteína completa. Por ejemplo, si combinamos cereales y legumbres se obtienen una proteína de alto valor biológico y de origen vegetal.

Actualmente hay un consumo excesivo de proteínas de origen animal, sobretodo carnes rojas. Es cierto que aportan proteínas de alto valor biológico, pero son de digestión especialmente pesada y añaden también colesterol o grasa saturada que es poco saludable en cantidades elevadas. Por tanto, es importante combinar las proteínas de origen animal i vegetal. En el caso de optar por dietas exclusivamente vegetarianas, se hay que tener especial cuidado en la combinación de alimentos para conseguir la imprescindible proteína completa.

prots animals cas copyAlgunos alimentos que aportan proteína animal

Nuestro organismo no puede almacenar proteínas. Si tomamos un exceso, el cuerpo las elimina. Por tanto, es importante por un lado no sobrepasar el consumo recomendado de proteína, hecho muy habitual en las dietas de los países desarrollados, y por otro lado tomarlas en todas las comidas, ya que el cuerpo no se para y las necesita continuamente para funcionar correctamente.

* Proteínas de origen vegetal: legumbres (lentejas, garbanzos, so,a (tofu, tempeh…), alubias, guisantes), cereales (avena, cebada, centeno, mijo, trigo, kamut, espelta…), quinoa, frutos secos (nueves, avellanas, almendras…), semillas (calabaza, girasol, sésamo…), brotes o germinados (alfalfa, soja, garbanzos…), espirulina (fitoplacton).

* Proteínas de origen animal: carne blanca (pollo, pavo, conejo, pato…), carne roja (ternera, cerdo, caballo, cordero, carne de caza…), pescado blanco (dorada, bacalao, rape, mero, lenguado, lubina, panga, merluza…), pescado azul (salmón, atún, caballa, sardina, boquerón, arenque, trucha, bonito, anguila…), huevos, leche y derivados (yogures y quesos).