Ya ha llegado el calor. No debemos olvidar hidratarnos

Especialmente ahora que parece que empiezan aumentar las temperaturas (Viva! Por fin!) es importante tener especial consciencia y estar especialmente atentos a las necesidades de líquido de nuestro cuerpo.

fuenteamapola

Aunque, tomar una cantidad de líquido suficiente es básico durante todo el año, el aumento de las temperaturas nos hacen perder más y, por tanto debemos incrementar la ingesta. Ya comentamos la importancia del agua en nuestro organismo y recodamos que hay que tomar entre 1,5L y 2L (entre 6 y 8 vasos) cada día para poder contrarrestar las perdidas de líquido a través de la orina, la piel, la respiración y las heces.

Se debe estar especialmente atento de niños y ancianos ya que son la franja de población más débil. Además, estos últimos con la edad pierden la sensación de tener sed aunque se mantiene la necesidad de tomar la misma cantidad de líquido. Por tanto, es muy importante que beban aunque no tenga sed para evitar la deshidratación.

escarola copyteas copyPara comprobar nuestro nivel de hidratación sólo es necesario una simple observación de la orina. Si comparamos el color de nuestra orina de primera hora de la mañana con esta escala de Armstrong podremos hacer una valoración aproximada. Si estamos entre los 3 primeros números, nuestra hidratación sera correcta. A partir del 4 se considera deshidratación, y estar entre los niveles 7 i 8 indica una deshidratación severa.

urine-chart.gifNo hay que olvidar pero, que para hidratarnos podemos recurrir, además del agua, a infusiones y caldos vegetales. Es importante también aprovechar las frutas y hortalizas más ricas en agua, como las lechugas, la sandía, el pepino, el melón, los melocotones, los tomates o los albaricoques, por poner sólo algunos ejemplos. Los alimentos fríos también nos ayudaran también a soportar mejor las altas temperaturas.

Para fijarlo en la memoria os puede ir bien recordar esta pirámide de la hidratación de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

hidratacion2

Y disfrutad del calorcito!

Volver a la rutina y depurar

Después del verano, después de la desconexión durante las vacaciones y después de los inevitables excesos tanto en la comida como en la bebida, creo que, en beneficio de nuestra salud, ha llegado el momento de devolver el equilibrio a nuestra dieta.

escesosdeveranoPara empezar a poner orden en la dieta es recomendable volver a unos horarios regulares para las comidas y realizar 5 comidas al día: tres de completas (desayuno, comida y cena) y dos de más ligeras pero no menos importantes (media mañana y merienda), con la idea de comer menos cantidad, pero más a menudo para que el cuerpo pueda trabajar mejor y a la vez para no llegar con tanta hambre a las comidas siguientes.

 En cuanto al contenido de las comidas, debemos intentar que sean más bien ligeras, volviendo (o empezando) a la dieta variada, equilibrada y suficiente. Nos podemos guiar por la pirámide de los alimentos que nos va a dar una imagen muy gráfica de las frecuencias de consumo de los diferentes grupos de alimentos.

horrariodecomidas

Además, si se desea, se puede realizar una dieta más depurativa para limpiar el cuerpo de todas las impurezas acumuladas. El objetivo es dejar descansar principalmente el hígado, que es el órgano que se encarga de procesar, convertir, distribuir y mantener el suministro de nutrientes en nuestro organismo. Entre sus múltiples funciones destacamos la de depurar toxinas y facilitar la digestión de las grasas.

Quiero remarcar que este tipo de intervenciones se han de realizar durante un tiempo limitado si no se tiene la supervisión de un profesional.

 Durante el periodo depurativo, hay que empezar por evitar el consumo de aquellos alimentos generadores de toxinas como son:

– las carnes

– los productos lácteos

– los embutidos

– los alimentos azucarados

– los alimentos procesados

Las proteínas, las podemos tomar de origen vegetal en forma de legumbres, tofu o tempeh y también pescado. Los cereales, es importante tomarlos integrales, no sólo ahora para depurar, sino siempre, ya que la cantidad de fibra que nos aportan limpia nuestros intestinos de toxinas y las elimina, y, además, ayuda a regular el propio tránsito.

 Al mismo tiempo es importante beber una cantidad importante de líquido para facilitar así también la eliminación de estas toxinas a través de la orina. A parte de tomar agua, se pueden tomar infusiones variadas (cola de caballo y diente de león son las más diuréticas, pero no por eso han de ser las únicas que tomemos), caldos vegetales, si añadimos apio y cebolla son especialmente depurativos y sopa de miso (se hace con una pasta de soja fermentada y es muy digestiva).

infusionessopademiso

Por último, pero no porque sea menos importante, quiero remarcar que, además de estos reajustes, no debemos olvidarnos de retomar también el ejercicio físico o empezar a realizar-lo. Aunque no seamos grandes amantes del deporte, caminar un mínimo de 30 minutos al día a paso ligero puede ser suficiente.Cualquier momento es bueno y nunca es tarde!