Caries y alimentación

La caries es una enfermedad infecciosa de los dientes, producida por microorganismos que se encuentran de manera natural en la boca y que con el tiempo provocan la desmineralización gradual del esmalte dental. No son dolorosas hasta que no llegan al nervio y muchas veces pueden ser difíciles de detectar si no estamos atentos a nuestra boca.

En la boca, la saliva, las bacterias y los restos de comida se acaban juntando en la superficie de los dientes y forman la placa dental. Si la placa no se elimina cada cierto tiempo, termina atacando el esmalte de la superficie de los dientes. A partir de entonces, si no se trata, avanzará atacando los tejidos, cada vez a más profundidad.

.

Al comer, los carbohidratos ingeridos que se han quedado en la boca son digeridos por la placa bacteriana y así se producen unos ácidos que hacen que el pH de la boca descienda. Todo ello crea el ambiente perfecto para el inicio de la caries.

.

Los carbohidratos que se digieren, son aquellos que conocemos como azúcares rápidos, por este motivo todos aquellos alimentos dulces con un alto contenido en azúcares son los que pueden provocar la aparición de caries.

pastis copyDebemos tener presente que no todos los alimentos con azúcares actúan exactamente igual. Por ejemplo, los cereales con azúcar son más peligrosos que un te con azúcar, en el primer caso los cereales, por su textura y consistencia pastosa se enganchan más fácilmente en los dientes facilitando así la aparición de la caries. Si el azúcar esta diluido en el agua, como seria el segundo caso, hay pocas posibilidades que quede pegado y, por tanto , menos posibilidades de producir caries.

.

Que alimentos nos pueden ayudar a disminuir las probabilidades de desarrollar una caries?

De alimentos existen varios y se clasifican dependiendo del potencial cariogénico que tienen, es decir, si facilitan más o menos la aparición de caries.

  • Alto potencial: frutos secos dulces (orejones, pasas…), cereales, galletas, pan, patatas fritas…
  • Bajo potencial: frutas, quesos, carne, pescado, frutos secos (almendras, nueces…)…

.

Como ejemplos, hemos destacado la manzana con bajo potencial porque elimina los restos adheridos en los dientes y al tener  ácido cítrico en su composición aumenta la producción de saliva.

pomes copyY también el queso que también tiene un efecto protector sobre el esmalte ante la caries, porque al ser pastoso y no tener azúcares rápidos aumenta también la salivación y el pH de la boca.

.

Con todo, sí que es cierto que algunos alimentos nos pueden ayudar a disminuir las probabilidad de tener caries, lo más importante para reducir las posibilidades de sufrir caries es lavarse los dientes después de tomar especialmente alimentos pastoso y azucarados.

raspall copyLa higiene bucal es muy importante!!

Sobre dietas vegetarianas

Seguimos contestando preguntas que llegan a nuestra página de facebook. En este caso sobre los beneficios de la dieta vegetariana, si es adecuada para deportistas y si ayuda a perder peso

La dieta vegetariana es aquella que se caracteriza por eliminar total o parcialmente los alimentos de origen animal. Según esta premisa encontramos cuatro tipos de alimentación vegetariana de menos a más estricta:

Alimentación ovolactovegetariana: mantiene productos de origen animal: los huevos la leche y sus derivados.

Alimentación ovovegetariana: mantiene únicamente los huevos como alimento de origen animal.

Alimentación lactovegetariana: mantiene sólo la leche y sus derivados como alimentos de origen animal.

Alimentación vegana: es la que no contiene ningún alimento de origen animal.

La Asociación americana de dietética (ADA) en el 2009 manifestó que “Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas en todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia y la adolescencia, así como para deportistas.

 vegetarianAutor desconocido

Entre los beneficios de esta dieta se incluye la baja aportación de grasa saturada, y la aportación baja o nula de colesterol. Además, en la dieta vegetariana se incluye una mayor cantidad de fibra, lo que permite tener mucho más limpios de toxinas nuestros intestinos.

Estudios realizados han demostrado que las personas que siguen una dieta vegetariana sufren menos patologías cardiovasculares (Appleby, Davey y Key, 2002). Este hecho se atribuye a la acción protectora de la fibra soluble, los frutos secos, los esteroles vegetales, la soja y otros compuestos muy presentes en esta dieta. En la hipertensión, los resultados del estudio americano DASH (Aproximaciones Dietéticas para parar la Hipertención) y las revisiones de la ADA, demuestran que la ingesta considerable de fruta y verdura reduce significativamente la presión arterial (Sacks et al., 1999, ADA, 2009). La prevalencia de obesidad en la población vegetariana es menor, como demuestran estudios como el de Key, 1996. Y las investigaciones del Oxford Vegetarian Study indican que el IMC (Índice de masa corporal), en general más bajo, en las personas vegetarianas, se debe al menor consumo de grasas animales y al mayor consumo de fibra (Appleby, Thorogood, Mann y Key,1999).

InternationalVegetarianUnion-JWT-Kuwait Imagen de International Vegetarian Union

En todos los casos, incluyendo por tanto a los deportistas, para asegurar el éxito, se debe realizar un correcto planteamiento de la dieta vegetariana o vegana y planificarlas adecuadamente para no sufrir carencias indeseables de algun nutriente. Si se hace así no habrá ningún problema. Es muy importante informarse y contar con la supervisión de un profesional.

En términos muy generales, me gustaria recalcar que a pesar de las restricciones de algunos alimentos propias de la misma dieta, esta debería seguir siendo variada y será bueno probar e introducir nuevos alimentos que la completen.

En cuanto a la pérdida de peso, si bien es verdad que el reordenamiento de la dieta y el cambio de hábitos puede llevar a eliminar el exceso de peso, debe quedar claro que las dietas vegetarianas o veganas no son unas dietas para perder peso.

Volver a la rutina y depurar

Después del verano, después de la desconexión durante las vacaciones y después de los inevitables excesos tanto en la comida como en la bebida, creo que, en beneficio de nuestra salud, ha llegado el momento de devolver el equilibrio a nuestra dieta.

escesosdeveranoPara empezar a poner orden en la dieta es recomendable volver a unos horarios regulares para las comidas y realizar 5 comidas al día: tres de completas (desayuno, comida y cena) y dos de más ligeras pero no menos importantes (media mañana y merienda), con la idea de comer menos cantidad, pero más a menudo para que el cuerpo pueda trabajar mejor y a la vez para no llegar con tanta hambre a las comidas siguientes.

 En cuanto al contenido de las comidas, debemos intentar que sean más bien ligeras, volviendo (o empezando) a la dieta variada, equilibrada y suficiente. Nos podemos guiar por la pirámide de los alimentos que nos va a dar una imagen muy gráfica de las frecuencias de consumo de los diferentes grupos de alimentos.

horrariodecomidas

Además, si se desea, se puede realizar una dieta más depurativa para limpiar el cuerpo de todas las impurezas acumuladas. El objetivo es dejar descansar principalmente el hígado, que es el órgano que se encarga de procesar, convertir, distribuir y mantener el suministro de nutrientes en nuestro organismo. Entre sus múltiples funciones destacamos la de depurar toxinas y facilitar la digestión de las grasas.

Quiero remarcar que este tipo de intervenciones se han de realizar durante un tiempo limitado si no se tiene la supervisión de un profesional.

 Durante el periodo depurativo, hay que empezar por evitar el consumo de aquellos alimentos generadores de toxinas como son:

– las carnes

– los productos lácteos

– los embutidos

– los alimentos azucarados

– los alimentos procesados

Las proteínas, las podemos tomar de origen vegetal en forma de legumbres, tofu o tempeh y también pescado. Los cereales, es importante tomarlos integrales, no sólo ahora para depurar, sino siempre, ya que la cantidad de fibra que nos aportan limpia nuestros intestinos de toxinas y las elimina, y, además, ayuda a regular el propio tránsito.

 Al mismo tiempo es importante beber una cantidad importante de líquido para facilitar así también la eliminación de estas toxinas a través de la orina. A parte de tomar agua, se pueden tomar infusiones variadas (cola de caballo y diente de león son las más diuréticas, pero no por eso han de ser las únicas que tomemos), caldos vegetales, si añadimos apio y cebolla son especialmente depurativos y sopa de miso (se hace con una pasta de soja fermentada y es muy digestiva).

infusionessopademiso

Por último, pero no porque sea menos importante, quiero remarcar que, además de estos reajustes, no debemos olvidarnos de retomar también el ejercicio físico o empezar a realizar-lo. Aunque no seamos grandes amantes del deporte, caminar un mínimo de 30 minutos al día a paso ligero puede ser suficiente.Cualquier momento es bueno y nunca es tarde!

Nutrientes acalóricos: agua, vitaminas y minerales

Nutrientes básicos: Hidratos de carbono, Proteínas, Lípidos, Agua, Vitaminas, Minerales

Después de las  grasas hablaremos de los tres únicos nutrientes que no nos aportan calorías y son básicos e imprescindibles para nuestro organismo.

El Agua, que corresponde al 70% del peso corporal. Básicamente presenta estas funciones:

1.      Disolvente: la mayoría de las reacciones biológicas se producen en disolución acuosa y el agua es, además, la base perfecta para la mayoría de sustancias que forman los compuestos.

2.      Medio de transporte: por ejemplo como componente esencial de la sangre que facilita la llegada de los diferentes elementos a todas las partes del cuerpo.

3.      Papel bioquímico: forma parte de la mayoría de reacciones químicas que tienen lugar en nuestro organismo.

4.      Regulador térmico: permite mantener constante la temperatura del cuerpo y es esencial en algunos seres que utilizan la sudoración para el enfriamiento corporal.

5.      Mantenimiento de estructuras: tiene la capacidad de mantener una turgencia natural en muchas células, lo cual hace del agua un componente estructural importante.

font

Las Vitaminas, que en general deben llegar a través de la alimentación porque el cuerpo no las puede crear. Sólo pequeñas excepciones como la vitamina D que se elabora en la piel a partir de la exposición solar y el colesterol, y también las vitaminas K, B1, B12 i B9 que en pequeñas cantidades son elaboradas por la flora intestinal.

Las vitaminas las podemos dividir en dos grandes tipos:

                         Vitaminas hidrosolubles van unidas a la parte acuosa del alimento:

                                    Vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9 i B12) y Vitamina C

                         Vitaminas liposolubles van unidas a la parte grasa del alimento:

                                    Vitaminas A, D, E i K.

No aportan energía, pero sin ellas es imposible que el cuerpo pueda utilizar los otros compuestos que aporta la alimentación. Normalmente trabajan en el interior de las células como reguladores de reacciones químicas.

frutasLos Minerales, que se pueden dividir en tres grupos

                        Macroelementos, son aquellos minerales que el organismo necesita en mayor cantidad y se miden en gramos: sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cloro, azufre…

                        Microelementos son minerales necesarios en menor cantidad y se miden en miligramos: hierro, flúor, yodo, manganeso, cobalto, cobre…

                        Oligoelementos son necesarios en cantidades muy pequeñas y medidos en microgramos: silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno…

verdurashortalissesIgual que las vitaminas, los minerales son básicos en la realización de diferentes funciones y en muchas de las reacciones químicas de nuestro cuerpo. Pero el cuerpo no los puede crear y sólo la alimentación es capaz de aportarlos.

.

Ningún alimento contiene ni todos los minerales ni todas les vitaminas que nos son necesarios y por eso la dieta debe ser variada y equilibrada.

Ensalada de arroz y legumbre

Hoy os propongo una receta que podria ser perfectamente una comida: ensalada de lentejas y arroz. Recordemos que este plato nos aporta proteína de alto valor biológico, ya que mezclamos cereal y legumbre, como indicamos en el post en el que hablabamos de las proteínas.

IMG_0583 copy

Para este plato necesitamos:

– Lentejas

– Arroz

– Lechuga

– Tomate

– Pepino

– Pimiento rojo

– Cebolla tierna

– Algas wakame secas

– Semillas de lino trituradas

IMG_0551 copyLa receta es sencilla de preparar:

Primero se tienen que hervir las lentejas y el arroz (fuente de hidratos de carbono) y mezclarlos en un bol.

IMG_0555 copyLas algas, las ponemos en remojo para rehidratarlas. Son una fantástica fuente de vitaminas (A, C y del grupo B) y minerales (sodio, hierro, calcio, yodo, potasio y fósforo).

IMG_0569 copyMientras se remojan, podemos ir cortando las hortalizas.

IMG_0567 copy

Para la lechuga es interesante utilizar un centrifugador, no sólo en este caso, sino en general, para evitar que la ensalada quede aguada.

IMG_05771 copyPor último se deben mezclar todos los ingredientes y aliñar al gusto, controlando la cantidad de aceite. Yo he puesto soja y aceite de oliva (fuente de omega 3).

Finalmente añadir las semillas de lino (fuente de omega 3) y ya podéis servir.

IMG_0578 copyBuen provecho!

Grasas o lípidos

Nutrientes básicos: Hidratos de carbono, Proteínas, Lípidos, Agua, Vitaminas, Minerales

Continuamos con al descripción de los diferentes nutrientes. Después de tratar los hidratos de carbono y las proteínas, ahora es el turno de las grasas o lípidos, que tienen las funciones siguientes en nuestro organismo:

      1. Papel energético, por dos motivos:

        – Por un lado, cuando se queman ácidos grasos se obtiene más energía que cuando se queman hidratos de carbono (las grasos aportan 9 calorías por gramo y los hidratos de carbono 4).

        – Por otro lado, la acumulación de grasa en el cuerpo es una reserva energética.

      2. Papel estructural, porqué todas las paredes de las células están formadas por grasas.

      3. Papel de transporte de diferentes compuestos a través de las paredes de las células y también a través de la sangre.

      4. Papel metabólico, porque interviene en la formación de complejos básicos para el cuerpo.

Para poder desarrollar todas estas funciones la presencia de las grasas en nuestra dieta es totalmente necesaria. La mayor parte de los lípidos que consumimos provienen del grupo de los triglicéridos, estos están formados por una molécula de glicerol o glicerina donde están unidos tres ácidos grasos de cadena más o menos larga.

Los ácidos grasos se clasifican según el número de dobles enlaces (insaturaciones) que tienen: las grasas saturadas, que no tienen dobles enlaces, las grasas monoinsaturadas, que tienen uno, y las grasas polinsatruadas, que, tienen dos o más.

trigliceridos-01Estructura química de un triglicérido

Grasas saturadas. No contienen ninguna insaturación (químicamente un doble enlace) y por tanto su estructura es completamente rígida, cosa que dificulta su movilidad a través de las arterias (acumulación fácil). Son únicamente de origen animal y sólidos a temperatura ambiente. Todos ellos pueden ser creados por el organismo, por tanto no es absolutamente necesario que sean aportados por la alimentación. Entre los principales encontramos:

Ácido palmítico, ácido esteárico y ácido lignocérico.

Alimentos ricos en grasa saturada: carne, embutidos, mantequillas, quesos, yogures y leche enteros, manteca, aceite de coco, helados, bollería industrial.

saturados copyAlgunos alimentos que aportan grasas saturada

Grasas monoinsaturadas. Tener una insaturación les confiere unas características más maleables, que facilitan la circulación a través de las arterias. Estas grasas son en general líquidas a temperatura ambiente y no pueden ser sintetizadas por el organismo. Se deben introducir, por tanto, mediante la dieta. Entre las principales encontramos:

Ácido oleico y ácido palmitoleico

Alimentos ricos en grasas monoinsaturadas: aceitunas, frutos secos, cacahuete, aguacate y sus aceites.

monoinsaturados copyAlgunos alimentos que aportan grasas monoinsaturada

Grasas poliinsaturadas. Tienen dos o más insaturaciones, que les proporcionan una mayor maleabilidad que facilitan su circulación a través de las arterias. Tampoco pueden ser creados por nuestro organismo y han de ser aportados mediante la dieta diária. Se encuentran en alimentos tanto de origen animal como vegetal.

Se clasifican en dos famílias según la posición del primer doble enlace:

           Ácidos grasos omega 3, que derivan principalmento del ácido linoleico (los ácidos EPA y DHA pertenecen a este grupo).

 Alimentos ricos en grasas omega 3: pescado azul (salmón, caballa, arenque, trucha, sardina, anchoa…), nueces, semillas de soja y lino.

omega3cas copyAlgunos alimentos que aportan omega 3

          Ácidos grasos omega 6, que derivan principalmente del ácido alfa-linolénico.

Alimentos ricos en grasas omega 6: germen de trigo, semillas de girasol, sésamo, nueces, soja, maíz y sus aceites.

omega6cast copy Algunos alimentos que aportan omega 6

Hay que procurar que estén presentes en nuestra dieta de una forma equilibrada, aunque encontramos muchas más fuentes de omega 6 que de omega 3. Recomendaciones mundiales del consumo de ácidos grasos esenciales.

Los ácidos grasos insaturados se pueden clasificar también según la estructura de su molécula. Los dobles enlaces que tienen proporcionan a su estructura unas características químicas determinadas que les permiten presentarse en forma “cis” o en forma “trans”. La cadena en forma “cis” representa una molécula doblada, al contrario de la que representa la forma “trans” que es recta.

La mayoría de las grasas insaturadas presentan la forma “cis” pero hay unos alimentos que presentan los ácidos grasos insaturados en forma “trans”. Estos son: la carne y la leche de los rumiantes y sobretodo todos aquellos productos que contienen aceites endurecidos industrialmente, proceso conocido como hidrogenación (en la etiqueta del producto se identifica porque pone aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados).

Se ha demostrado que estas grasas aumentan los niveles de colesterol LDL (el colesterol conocido como malo) y disminuyen además los niveles de colesterol HDL (el colesterol conocido como bueno), también aumentan el riesgo de las enfermedades coronarias. Por tanto, es recomendable eliminarlos de nuestra dieta.

Fosfolípidos, colesterol y ceras son el resto de compuestos lipídicos que ingerimos con la dieta y que forman parte del organismo. Hablaremos de ellos más adelante.

Día Nacional de la Nutrición

Hoy 28 de mayo es el día Nacional de la Nutrición. Es una iniciativa organizada por la Federación española de sociedades de nutrición, alimentación y dietética (FESNAD) con el apoyo del Ministerio y la Agencia de seguridad alimentaria.

El lema de este año es “Come bien para envejecer mejor”. Y es que, vistas las últimas estadísticas de consumo, no comemos bien.Nuestra alimentación se encuentra lejos de la alimentación equilibrada y variada que deberíamos llevar para mantener la salud. Esta alimentación desequilibrada tiene y, sobretodo, tendrá repercusiones en la forma como el cuerpo encarará el desgaste natural de funcionamiento, que se puede ver agravado con los años por otros factores. Éste es un hecho que mientras somos jóvenes no tenemos en cuenta presente porque todo funciona adecuadamente y, por otro lado, porque el cuerpo, sin que lo notemos, se adapta a condiciones de trabajo que no son las óptimas. Por lo tanto, hay que pensar a la vez en la buena salud para el mañana y, en la salud del día a día, para sentirnos mejor, más ágiles y con más energía y vitalidad.

CARTEL-DNN-2013Cartel del Día Nacional de la Nutrición

Para conseguir todo esto es importante el equilibrio. Recordáis el primer post del blog? El objetivo tiene que ser mantener este equilibrio tanto como sea posible dentro de nuestra rutina. Si los extras son esporádicos no hay ningún inconveniente en hacerlos. Los problemas aparecen cuando se llevan estos extras a la rutina diaria. La mejora en la alimentación pasa por un cambio en los hábitos alimentarios y se puede empezar por hacer 5 comidas al día. El objetivo debe ser comer menos cantidad pero más a menudo. Estas comidas es importante, al mismo tiempo, que sean completas, es decir, con todos los nutrientes necesarios: hidratos de carbono, proteínas, grasas, agua y minerales.

Acciones fáciles que ayudaran a introducir este cambio de hábitos en la dieta:

  • Aumentar el consumo de las raciones de frutas y verduras hasta llegar a las 5 raciones al día.
  • Aumentar el consumo de legumbres hasta tomar entre 2 o 3 veces a la semana.
  • Aumentar el consumo de pescado hasta 3 veces a la semana.
  • Aumentar el consumo de frutos secos hasta los 3 puñados a la semana.
  • Disminuir el consumo de carne roja y embutido.
  • Disminuir el consumo de leche y derivados enteros.
  • Llegar hasta el 1,5 – 2L de agua al día también mediante infusiones.
  • Llevar una vida activa y realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física.

 Y no os olvidéis que, como decía el Capità Enciam “Los pequeños cambios son poderosos.”